Ideasdeshopping

COMO IR DE BODA CON BARRIGUITA

¡Hola! Ya vuelvo a estar por aquí después de la desconexión de las vacaciones que tan bien me ha sentado ¿Qué tal vosotras? ¿Cómo ha ido el verano?

Hoy os traigo un look que tiene unos cuantos días, bueno más bien unas cuantas semanas, puesto que se trata del estilismo que llevé para la boda de unos amigos que se casaron en junio, así que mi barriguita ha crecido considerablemente desde entonces. Aún así me parece una buena ocasión para hablaros de cómo ir bien a una boda cuando estas embarazada.

Una vez más, me “quejaré” de la poca variedad de ropa premamá que hay y de lo complicado que puede resultar vestirse; pero también que se pueden encontrar opciones y que lo importante es verse bien con el resultado. Por ello, hay que buscar bastante y estar dispuesta a hacer algunos arreglos y ajustes; ¡no hay nada imposible! 😉

Tengo que decir que empecé buscando en las pocas tiendas de ropa para embarazada que hay, pero ninguno de los vestidos que me probé me convenció demasiado. No me sentía nada a gusto y me parecieron totalmente fuera de mi estilo, además de nada favorecedores; con lo que en seguida vi que tendría que buscar un vestido de fiesta “normal” y adaptarlo.

Algo que recomiendo, en general, en todos los 9 meses que dura el embarazo es procurar optar por prendas bastante ceñidas o en su defecto que se estrechen en la zona de debajo del pecho (corte imperio) para no aportar más volumen a la silueta. Recurrir a prendas demasiado anchas hará que nos veamos poco favorecidas y sin forma; así que aunque al principio cueste hacerse a la idea, lo mejor es marcar tripita y curvas.

Con esta idea elegí este vestido, que aunque inicialmente me pareció demasiado (demasiado rojo, demasiado ceñido, demasiado sexy…), al final me di cuenta de que estaba bien, que me iba a sentir a gusto con él y no hacía falta darle muchas más vueltas. En él hay algunos elementos clave para adaptarse a una silueta de embarazada de unos 6 meses que os quiero compartir:

El primero y más importante es el corte imperio, que ciñendo la zona del pecho deja la zona de la barriga ligeramente más suelta para darle cabida. Aclaro que me lo cogí en una talla L para asegurarme de que me valía y la modista se encargó de hacerle algunos retoques. Sin duda, en mi talla habitual no me hubiera valido.

Otro aspecto importante es el escote; un escote en V estiliza la zona del pecho aportando verticalidad, algo muy positivo teniendo en cuenta las tres tallas de pecho que he aumentado.

También el tejido es algo a tener en cuenta. Recomiendo elegir aquellos que tengan un poco de cuerpo y a poder ser ligeramente elásticos, así nos darán sensación de confort y de “recoger” la figura. Y en consecuencia huir de los muy finos como un raso de seda, que aunque son espectaculares y muy elegantes, marcan muchísimo y nos pueden hacer sentir incómodas.

Y por último, y no menos importante, el color. Este es un aspecto que habitualmente coloco en la primera de las prioridades, ya que acostumbro a utilizar la frase: “si no es en tu color ni te lo pruebes”, pero en esta etapa de mi vida estoy haciendo algunas excepciones y si bien el rojo no es de los colores que mejor me quedan, estoy recurriendo bastante a él. No se sale de mi gama fría (lo que no recomiendo es cambiar de gama) pero sí que es más intenso que los pasteles; igual es que ahora necesito más fuerza e intensidad.

Y para completar el estilismo elegí los accesorios en azul marino, buscando suavizar el conjunto.

¿Qué os parece el look? ¿También habéis usado estos truquitos para veros mejor durante el embarzo?

IMG_4980A IMG_5057A IMG_5032A IMG_5202A IMG_5150A IMG_5152A IMG_5147A IMG_5218A IMG_5077A IMG_5171A IMG_5259A IMG_5114A IMG_4900A IMG_5284A

Vestido Easy Wear (El Corte Inglés), bolso bandolera desflecada Zara, chaqueta Carolina Herrera (old), sandalias Pera Limonera

No Comments

Post a Comment