EL TOQUE DE UN CINTURÓN

Antes de que este look se vea totalmente fuera de lugar, porque ya solo estemos pensando en jerséis de lana y botines, quería enseñároslo por aquí para hablar de un complemento muy muy olvidado, pero que se puede convertir en un gran aliado a la hora de crear nuestros estilismos, el cinturón. Y es que muchas veces con el simple toque de un cinturón podemos pasar de un look sosito a uno mucho más vistoso o sofisticado e incluso podemos hacer que una prenda nos luzca mucho más, entallándola con este accesorio.

¿Qué me decís?, ¿contáis con varias opciones de cinturones en el armario para complementar vuestros looks? Hay infinidad de opciones: con la hebilla tipo joya, en animal print, metálicos, de piel, piel gravada, con tachas, anchos, finitos… el caso es que poquito a poco vayamos adquiriendo algunos para poder utilizarlos en el momento adecuado; como por ejemplo, en el look de hoy. El primer día que lo estrené, en nuestras vacaciones, en seguida me di cuenta de que aún pareciéndome precioso por el tejido, el color y el detalle del volante en los tirantes; no termina de favorecerme porque me queda ancho en la cintura y pide a gritos un cinturón. Así que desde ese día me lo he puesto con un cinturón finito que reciclé de cuando estaba embarazada, aprovechando que va juego con las sandalias planas que tan buen resultado me han dado este verano.

Pongo algunas fotos sin el cinturón para ver el “antes y después”. Creo que se aprecia la diferencia, que se ve como gracias al cinturón la silueta resulta más estilizada y las piernas ligeramente más largas. Debemos tener en cuenta que el cinturón es un elemento que parte el cuerpo por la mitad y por lo tanto el grosor y la zona dónde lo coloquemos serán muy relevantes. Si buscamos alargar visualmente nuestra parte superior será preferible que lo ubiquemos lo más abajo de la cadera que podamos, en cambio si buscamos alargar nuestra parte inferior es recomendable subirlo debajo del pecho o cintura alta (tipo corte imperio). Además, si somos más bien bajitas mejor decantarnos por cinturones finos para no “comernos” un trocito de silueta. Si somos altas, sí podemos optar por cinturones anchos.

Ya veis que es muy sencillo a la hora de tenerlo en cuenta y que es una buena forma de salvar algunas prendas que no nos ponemos porque no nos terminamos de sentir a gusto con ellas. Igual tenéis un vestido sin usar al que le vendría genial este truco, o puede que una blusa vaporosa… ¡Todas a buscar en el armario que seguro que hay alguna prenda con la que ponerlo en práctica! 😉

IMG_1594 IMG_1587 IMG_1596 IMG_1633 IMG_1739 IMG_1734 IMG_1690 IMG_1702 IMG_1639 IMG_1664IMG_1771 IMG_1713 IMG_1668 IMG_1785 IMG_1748 IMG_2147

Gafas Pull&Bear (old), pendientes Accessorize (old), collar Stradivarius, mono Zara, bolso Furla (similar), cinturón (Seraphine), sandalias Ralph Lauren (similar)

No Comments

Post a Comment