SLOUCHY

Llevaba tiempo detrás de unos slouchy que sentaran más o menos bien y hace un par de meses di con unos bastante correctos. No es que sienten maravillosamente bien, pero me veo ligeramente más favorecida que con el resto que me he probado así que, por el momento, me valen.

Llamamos pantalón “slouchy” a aquel pantalón de cintura alta de efecto bombacho en las caderas y que se ajusta de nuevo al tobillo y, últimamente, es una de las prendas mas de tendencia. Reconozco que tienen su rollo y que a las chicas con piernas largas y poca curva les quedan súper estilosos, pero las de estatura media y formas redondeadas tenemos muchas otras opciones que nos quedan mejor, la verdad. Aún así, lo de ir a la moda es muy tentador y, a veces, de tanto ver una prenda en los escaparates no nos podemos aguantar y nos lo queremos poner igual. Cómo me pasó a mí, ¡empeñada en tener unos! Si también os apetece haceros con unos, aquí va una pequeña lista de consejos para que cuando los elijáis os veáis el máximo favorecidas, son cositas muy sutiles, pero os aseguro que hacen la diferencia:

Lo primero de todo, hay que tener en cuenta que al ser un modelo ancho, probablemente podáis utilizar una talla menos de la vuestra habitual, o incluso dos. Hay que probar varias tallas para asegurarse. Yo me quedé una menos y siguen quedándome anchos, por lo que no me habría ido mal otra más pequeña.

Cuando los combinéis, utilizad prendas superiores no muy gruesas para poder meter por dentro del pantalón y así conseguir el efecto visual de cintura más alta y, por lo tanto, piernas más largas.

Por último, este tipo de pantalón, al darnos más volumen en la pierna del real, nos ensancha y acorta; así que nos vendrá genial contrarestar con un zapato que tenga tacón y que esté acabado en punta. Pero si habéis decidido usarlos en un look mas comfy y queréis optar por un zapato plano, un buen truco es el de elegirlo en el mismo tono o similar al pantalón, así evitamos un corte entre ambos elementos, consiguiendo dibujar una línea vertical que hace que nuestras piernas se perciban más largas.

Ah, se me olvidaba, los “slouchy” se llevan con el bajo doblado, enseñando un poco (o un mucho, dependiendo del frío que haga, jajaja) el tobillo.

Y a continuación os dejo el look. Es una combinación básica, tanto para diario como para el fin de semana, puesto que es el zapato el que nos marcará la ocasión. Para enseñaros el efecto con cada opción, veréis el mismo look combinado primero con un zapato de tacón nude y después con una deportiva gris. Me los puse con una camiseta sport y con la famosa chaqueta de tweed con estampado pata de gallo, ¿qué os parece? ¿Os habéis animado con unos slouchy? Si alguna de vosotras ha dado con uno que siente muy muy bien, que lo comparta, por favor, que una es muy insistente y no estoy dispuesta a tirar la toalla; ¡estoy segura que daré con unos que favorezcan un poco más! ¡Besos!

IMG_4584 IMG_4473 IMG_4576 IMG_4594 IMG_4582 IMG_4635 IMG_4658IMG_4697 IMG_4778 IMG_4782 IMG_4792 IMG_4811 IMG_4869 IMG_4873 IMG_4878 IMG_4903 IMG_4908 IMG_4921 IMG_4922 IMG_5654

Chaqueta, camiseta y pantalones Zara (en otro color), bolso Furla, zapato tacón Uterqüe, zapatilla deportiva Adidas

No Comments

Post a Comment