FIN DEL RETO

Ahora sí que sí doy por finalizado el reto; diez looks diferentes que tienen, como mínimo, dos de los elementos que vestí en Fin de Año. Es momento de valorar y de sacar conclusiones.

Cuando se me ocurrió la idea me ilusioné muchísimo y estaba a tope de motivación, pero cuando me di cuenta del trabajazo que se me venía encima vi que yo solita me había metido en un buen lío. Pero así soy yo: impulsiva y de las que se lían rápido la manta a la cabeza. He disfrutado la experiencia, pero la logística del día a día a nivel laboral y familiar; además del extra de las fotos, me han matado. Como siempre, calculé en base a la extraña creencia de que mis días tienen 40 horas. A la practica, mis días tienen como para el resto y el reto se me ha alargado más de lo que me hubiera gustado.

Además, si me centro en el principal objetivo, la motivación que me hizo empezar con esta experiencia; debo decir que no lo he cumplido al 100%. La idea era comprar menos ropa, gastar menos; para ahorrar y no llenar el armario de más de lo mismo, pero me he dado cuenta de que mi radar “Busca cosas bonitas, chollos y piezas de esas que no puedes dejar escapar porque te arrepentirás el resto de tu vida” es imposible desactivarlo y funciona siempre, a todas horas.

Pero también he sacado muchas cosas positivas, la principal es que, aunque me he comprado cositas de rebajas; no lo he hecho tanto como en temporadas anteriores, así que sin reducir drásticamente, he conseguido llenar menos el armario. Otro aspecto importantísimo es que me he vuelto a poner algunas prendas que tenía medio olvidadas y me ha encantado recuperarlas. Y que, buenísima noticia: ¡Con poca ropa y más creatividad, una puede hacer mil combinaciones para vestir ideal toda la temporada! Otra tema es que nos guste estrenar, cambiar, probar… pero en realidad con poco podemos hacer mucho. Para que nos hagamos una idea (vosotras y yo) de la ropa que he usado, la he reunido toda en un parabán. Ya veis que tampoco hay muchísimo, pero sí las prendas clave para combinarlas entre sí y que tengan suficiente juego. Os lo muestro de dos modos distintos, por colores y por conjuntos, dos opciones a elegir cuando organicéis vuestra ropa. La primera opción es la mejor si ya estáis acostumbradas a dedicar ratitos a crear looks y a hacer combinaciones diferentes, pero si os cuesta y os agobiáis con la ropa os recomiendo que cuando deis con looks que os gusten los dejéis montados en vuestro armario para próximas veces.

IMG_1924 IMG_1912 IMG_1914 IMG_1946 IMG_1956 IMG_1968 IMG_2042 IMG_2027 IMG_2045 IMG_2050 IMG_2053

(Prendas ordenadas por conjuntos)

IMG_2057 IMG_2066 IMG_2073 IMG_2082 IMG_2068

(Prendas ordenadas por colores)

No sé si alguna de vosotras se ha animado a hacer el reto en su casa, pero es un ejercicio que os recomiendo hacer si queréis sacarle, de verdad, partido a todo lo que tenéis. Es básicamente lo que hacemos cuando alguien me contrata para poner orden a su armario y crear looks (con el Servicio Tu Armario organizado). La guinda del pastel, recopilar las fotos de los looks y colgarlos en un sitio visible a la hora de vestiros; es la inspiración perfecta para no complicaros por las mañanas.

IMG_2099 IMG_2105 IMG_2118

Y no puedo acabar el reto, sin antes hacer una valoración de los looks. Todos ellos me gustan, porque definen mi estilo y mi forma de ser, pero hay dos que clavan a la perfección como soy, ¿adivináis cuáles?

No os voy a hacer sufrir, sin duda el primero y el noveno son mis preferidos ¿Cuáles son los vuestros? ¡Feliz fin de semana!

QUINTO LOOK DEL RETO – SIN MORIR DE FRÍO

¡Vaya día más primaveral! Desde luego mi propuesta de hoy desentona un pelín con el día tan espectacular que tenemos por aquí, pero es lo que tiene este tiempo tan loco, ¡que le vamos a hacer! Os enseño un nuevo look para mi reto #máscreatividadmenosropa, con una opción muy calentita para los días de invierno en los que nos apetece ir un poco más arregladas sin morir de frío.

Cuando bajan las temperaturas no tenemos porque renunciar a llevar falda o vestido, eso sí, debemos adaptar el resto de prendas para asegurarnos de no congelarnos. En este estilismo, el chaleco peludito y los guantes son las dos piezas clave para mantener el cuerpo a una buena temperatura; y las medias, aunque no me emocionan, indispensables. La idea era trasladar la falda de tul, con detalles de brillo, de un contexto más de noche a un plan de mañana; así que opté por contrarrestar el negro con diferentes tonos de gris y así suavizarlo. El hecho de que el jersey sea de punto gordo y un tanto oversize también le resta elegancia a la falda y la hace mucho más todoterreno, aunque para no ensanchar la silueta opté por meterlo un poco por dentro y así aportar verticalidad ópticamente.

El look hubiera quedado genial, también, con unas botas altas (ya las sacaré en otra propuesta), pero me encanta como queda con el zapato salón nude a juego con el bolso.  Últimamente estoy usando muchos zapatos tipo salón, siempre buscando una altura de tacón cómoda para aguantar todo el día; probablemente quedaría más estiloso con un super taconazo, pero hace tiempo que me olvidé de ellos, así sigo viéndome estilizada sin hacer sufrir a mis pobres pies.

La verdad es que ahora se llevan los zapatos tanto terminados en punta como más redondeados, pero os daré algunos tips que no viene nada mal tener en cuenta:

Los zapatos acabados en punta estilizan visualmente la pierna, por lo que si queréis veros unas piernas más largas y delgadas optar por ellos. Ahora bien, también hacen el pie más largo, así que si no os apetece ganar unos centímetros tratad de que no tengan una punta muy acentuada o buscadlos bicolor, la mejor opción para resolver dos aspectos en un mismo zapato.

Los zapatos redondeados, en cambio, restan largura, así que no son aconsejables para piernas más anchas o cortas. Si además tienen pulsera al tobillo tendréis la sensación de que las piernas han encogido, ¡no digáis que no os avisé! 😉

¿Vosotras también tenéis en cuenta cómo son vuestras piernas y vuestra estatura a la hora de elegir un zapato? ¡Un beso!

DSC_0143 DSC_0141 DSC_0150 DSC_0114 DSC_0151 DSC_0036 DSC_0094 DSC_0551 DSC_0518 DSC_0193 DSC_0394 DSC_0373 DSC_0364 DSC_0191 DSC_0308 DSC_0241 DSC_0160 DSC_0478

Pendientes Stradivarius, jersey Stradivarius, chaleco Sfera (old), falda Naf Naf, guantes Sfera, bolso Furla, zapato salón L.K. Bennett

CUARTO LOOK DEL RETO – CUADROS

¡Se acabó la semana y tengo unas ganas de finde impresionantes! El look que os enseño hoy, informal y desenfadado, es el cuarto de mi reto #máscreatividadmenosropa y me parece perfecto para disfrutar de tiempo de calidad y planes en familia un sábado o un domingo.

Prácticamente todas las prendas las habéis visto por aquí en distintos looks, así que se trata de un estilismo de reciclaje, de esos que me hacen sentir bien por amortizar el armario. La chaqueta es la única prenda que no os había enseñado, básicamente porque no tiene nada de especial, excepto el detalle de las perlitas a modo de botones; es la típica chaqueta sencilla que deberíamos tener todas (mínimo una en color oscuro y otra en uno claro) para poder usar encima de tops sin mangas o manga corta, incluso sobre camisas. El top, creo que es del invierno pasado, y es bastante resultón. Y los jeans burdeos me encantan, no solo por el color, sino porque son elásticos y se adaptan muy bien a la silueta.

Por último el bolso, el Metropolis de Furla, que se ha convertido en uno de mis preferidos. Tanto el que tengo en rosa como este en dorado me resultan muy prácticos para mi día a día y aunque se ve pequeño tiene la medida justa para que entren el móvil, la cartera y las llaves del coche, no pesa nada, la cadena es muy ligera y no se clava, además de que me permite tener las manos libres para hacer lo que quiera. No descarto comprarme otro en un color primaveral porqué lo encuentro muy práctico. Si alguna de vosotras está pensando en comprárselo, igual os interesa acercaros a La Roca Village, puesto que lo suelen tener de temporadas anteriores bastante mejor de precio. El que tengo rosa lo compré en la tienda, pero este dorado en el outlet y había bastante diferencia, ¡estáis avisadas! ¡Feliz finde!

DSC_0176 DSC_0184 DSC_0194 DSC_0177 DSC_0180 DSC_0215 DSC_0216 DSC_0217 DSC_0232 DSC_0148 DSC_0231 DSC_0230 DSC_0229 DSC_0223

Pendientes Stradivarius, chaqueta de punto Zara, top Zara, jeans Zara, bolso Furla (muy similar), zapatos Naf Naf

 

PERLAS PARA UN LOOK DE OTOÑO

No recuerdo en qué momento se pusieron de super tendencia las perlas, pero lejos de desaparecer se afianzan una temporada más como el detalle “top” para accesorizar todo tipo de prendas y complementos. El pasado invierno me compré mi primer jersey con perlitas y desde entonces he ido incorporando poco a poco, y sin darme cuenta, un montón de ropa y algún zapato con ellas. Consiguen que la pieza más básica parezca mucho más sofisticada y si no son excesivas (en cuanto a tamaño y cantidad) te harán verte delicada y muy femenina.

Eso sí, las perlas las asociamos a un tipo de complementos y vestimenta más clásicos, por ello, si queremos vernos actuales deberemos llevarlas a un terreno mucho más casual; usándolas en combinación con tejidos austeros, jeans rotos, cuadros grandes y prendas sporty, por ejemplo. Pero no sólo debemos verlas como un simple elemento decorativo, sino que podemos usarlas de forma estratégica colocándolas en aquellas partes de nuestro cuerpo dónde nos interese aportar un ligero volumen, así que pueden ser unas grandes aliadas.

Si resulta que te interesa aumentar la horizontalidad de tu espalda para compensar la zona de la cadera, nada mejor que una chaqueta con perlas en la zona de los hombros; ese pequeño volumen te hará verte mucho más compensada. También te darán sensación de más pecho si se encuentran en la zona del busto y te harán lucir una cadera más femenina si están decorando la parte superior de un pantalón. Así que no olvides pensar en qué parte del cuerpo te interesa más llevarlas ;).

En el look de hoy las perlas son bastante discretas, aún así aportan un pequeño brillo a una blusa de tejido grueso muy sencilla. Se trata de un estilismo muy otoñal, ideal para un fin de semana tranquilo en familia, con el chaleco de lana, de lo más agradable y calentito y el detalle del pompón en el bolso, que me parece una monada.

Y a vosotras, ¿Qué os parecen las prendas con perlas? ¿Habéis caído rendidas o ya las tenéis un poco aburridas? ¡Besos!

DSC_0765 DSC_0770 DSC_0752 DSC_0481 DSC_0785 DSC_0759 DSC_0755 DSC_0760 DSC_0753 DSC_0791 DSC_0799 DSC_0805DSC_0834 DSC_0283 DSC_0276 DSC_0215

Pendientes Sfera, gafas Pull&Bear, blusa Zara, chaleco Massimo Dutti (de esta temporada aunque no sale en la web), jeans Stradivarius, llavero pompón Zara, bolso Louis Vuitton, botines Stradivarius

CUADROS Y BORDADOS, COMBINACIÓN DE TENDENCIA

Ir siempre vestida a la última con todas las prendas de super tendencia tiene que ser agotador además de una auténtica ruina. Me encanta la moda, estar pendiente de lo que presentan los diseñadores más top y seguir lo que las firmas low cost nos proponen al respecto, pero no me considero una fashion victim, ni mucho menos; prefiero ir a mi ritmo, consciente de mi realidad, mis necesidades y mis posibilidades, y es lo que aconsejo a mis clientes. Me gusta apostar casi siempre por prendas de fondo de armario y de vez en cuando introducir algunos elementos más de tendencia; para ello, antes de comprar, selecciono los musts de la temporada que encajan conmigo.

Si alguien me pregunta lo que se lleva este otoño-invierno la lista puede ser bastante larga, porque todo dependerá del estilo en el que nos movamos y las firmas de referencia, pero en líneas generales hay dos elementos que se repiten mires donde mires: los cuadros y los bordados.

Los estampados de cuadros invaden la mayoría de prendas en distintos colores y tamaños; pero el rey de ellos, sin duda, es el cuadro vichy. Una tendencia en la que merece la pena invertir por ser atemporal y fácil de combinar con nuestros básicos de fondo de armario, un clásico al que podemos sacar muchísimo partido.

Y los bordados, qué decir de ellos cuando lo difícil es encontrar una prenda sin su presencia. Enriquecen las prendas y le aportan el toque femenino. En colorines o colores únicos, sencillos o recargados, hay para todos los gustos. La verdad es que me encanta la frescura que aportan a los estilismos.

¿Y si combinamos las dos tendencias? Entonces ya me parece ideal, una mezcla de diez. Hay muchísimo donde elegir, pero el vestido del look de hoy fue apuesta a caballo ganador; ya veis que se trata de un estilismo bastante sencillo, muy en mi línea, pero con el que me sentí muy a gusto. Me lo puse hace dos fines de semana, cuando ya empezaba a refrescar pero al sol se estaba genial, sin medias y con sandalias, pero también lo usaré con bailarinas y con media negra y botín, en invierno. Me mantuve en la línea del gris, sin ninguna nota de color, pero combinado con rojo o con burdeos podría quedar genial, será cuestión de probar y jugar 😉

¿Qué os ha parecido el look de hoy? ¿También habéis picado con la mezcla de cuadros y bordados? ¡Feliz finde!

DSC_0470 DSC_0463 DSC_0443 DSC_0450 DSC_0506 DSC_0476 DSC_0605 DSC_0481 DSC_0480 DSC_0623 DSC_0595 DSC_0589 DSC_0554 DSC_0530 DSC_0656 DSC_0654

Vestido Zara, gafas Stradivarius, bolso Carolina Herrera, sandalias Zara, reloj Chaumet

 

 

AMARILLO LIMÓN

Hasta hace unas semanas, le preguntabas a mi hija Chloe cuál era su color favorito y te contestaba que el rosa (igual yo tengo algo que ver, ejem, ejem) pero desde hace unos días lo ha cambiado por el amarillo y dice que quiere su nueva habitación en este color. Aunque ella decide cómo vestirse y como tener su habitación, acepta sugerencias, así que le hemos propuesto hacerse con cositas en este color tan alegre, pero sin pasarse. Parece que, de momento, le parece bien la idea.

Se ha comprado un vestido muy bonito lleno de limones, una alfombra, una lámpara, un taburete… e imagino que de verlo en casa cada vez más y de ver lo fuerte que le ha dado, se me está contagiando y ¡me he comprado mi primera prenda amarilla! Bueno, igual en algún otro momento he tenido este color y no me acuerdo, pero mi nueva chaqueta amarilla canta muchísimo en medio de tanto blanco y tanto rosa, y estoy feliz por esta nueva incorporación, porque un poco de riesgo (vaya riesgo … me diréis, jajajaja) le viene fenomenal a mi vestidor.

Soy de las que está convencida de que los cambios siempre siempre son para bien, aportan aires renovados, otras perspectivas… y con la nueva casa estoy con ganas de cambios de decoración, que me temo están influenciando algunas de mis nuevas prendas. La primera, es la protagonista del look de hoy, pero ya os aviso que no es la única porque ahora que está tan de moda lo étnico y colorido estoy llenando los rincones de borlas y pompones al igual que con la mayoría de mis prendas y complementos ¡Ay, miedo me doy con tanto pompón! Que mi marido ya me dice si él también vestirá con ellos en breve, jajajajaja.

A lo que iba, con un aprenda tan vistosa como la de mi look de hoy lo mejor, en mi caso, es no pasarse con el resto. Igual hubiera funcionado mejor con un pantalón más discreto, pero el día que me probé (y compré) la chaqueta llevaba estos jeans, me gustó la combinación y el primer día que la estrenaba fui a por ello. Entre tanta perla y amarillo, un top blanco, por aquello de MI equilibrio, ya sabéis 😉

¿Qué os parece la chaqueta? A mi me chifla y, lo mejor, es que Chloe me tiene ubicada y no se pierde ¡Besos y feliz verbena!

   DSC_0931 DSC_0935 DSC_0942 DSC_0929 DSC_0927  DSC_0800DSC_0965 DSC_0852 DSC_0602 DSC_0083 DSC_0728 DSC_0077 DSC_0788 DSC_0051 DSC_0618 Chaqueta amarilla Zara, jeans y sandalias con perlas Zara, top Pedro del Hierro (del año pasado), bolso Carolina Herrera