UN PROPÓSITO PARA EL 2018: ¡COMPRAR MENOS ROPA!

El último día del año me estaba arreglando, pensado en el look que había elegido y en cómo después le iba a sacar partido. En la ducha le iba dando vueltas al tema (tengo el pelo largo y mucha cantidad, así que tengo para un buen ratito) y de repente se me ocurrió una idea que encaja a la perfección con uno de mis propósitos de este 2018: ¡comprar menos ropa!

Igual a priori parece que no tienen nada que ver, pero si soy capaz de explicarme bien, veréis que tiene todo el sentido. Algo en lo que insisto mucho a mis clientes es en pensar cuanto uso le van a dar a esa nueva prenda antes de comprarla, y de no adquirirla en el caso de que solo les sirva para un ocasión puntual. Hacemos un montón de looks con sus prendas para que vean que con poquito, pero adecuado, se puede tener un armario completísimo; pues bien, a menudo me cuesta aplicarme el cuento a mi misma. Procuro que mis compras sean meditadas y en base a necesidades, pero en el punto en el que está mi armario, ¿a quién quiero engañar?, ¿necesidades? ¡ninguna! Por lo que me compro cosas que me gustan, que me dan pequeños instantes de felicidad, pero que, como el resto, pasan a ocupar una percha en mi armario. Así que estoy decidida a comprar lo justo, cositas muy puntuales y especiales; del resto, por ahora, me olvido: tengo de todo.

Lo comprado hasta ahora no cuenta 😉 , pero para sentirme menos mal me he propuesto sacarle muchísimo más partido a mi vestidor; tirando más de creatividad que de tarjeta y os propongo que lo hagamos juntas. El look de fin de año me parece una buena base de dónde partir, ¿os gusta la idea? Yo elegí una falda de tul con brilli brilli, un jersey burdeos, un zapato salón también en un color vino y un bolsito precioso, ah y unos pendientes a juego. Son elementos que por separado son bastante discretos, pero juntos cobran un aire más festivo perfecto para nuestra cena con amigos de fin de año.

¿Cómo ibais vestidas vosotras? Igual si elegisteis un look muy muy de fiesta prefiráis hacer el ejercicio con el look de Nochebuena o de Navidad, no importa; se trata de ver si somos capaces de reutilizar las prendas que nos compramos para ocasiones más especiales y así amortizar, DE VERDAD, nuestras prendas.

Os enseño mi look, me encantó, muy de mi estilo; con lo que estuve comodísima y me gustaría que me enseñarais el vuestro, si os apetece. No sé muy bien cuál es la mejor forma de hacer esto, igual lo podemos compartir por Instagram y así puedo ir publicándolos. Me gustaría conseguir 10 looks con al menos dos de los elementos del estilismo de Nochevieja, así que los iré sacando por aquí cada semana (tranquilas que trataré de condensar varios en un mismo post) ¿Qué me decís? ¿Alguna tiene el mismo propósito? Si os parece, os animo a hacer el ejercicio juntas con el hashtag #máscreatividadmenosropa y mencionando mi cuenta @tairedondo. Espero que os animéis conmigo y ¡que tengáis un feliz 2018!

DSC_0014 DSC_0025 2 DSC_0213 DSC_0235 DSC_0177 DSC_0187 DSC_0289 DSC_0089 DSC_0484 DSC_0308 DSC_0293 DSC_0341 DSC_0416 DSC_0337 DSC_0453 DSC_0336 DSC_0234 DSC_0087 DSC_0168 DSC_0018

Pendientes Stradivarius , jersey Uterqüe (de esta temporada pero agotado), falda tutu Naf Naf, bolso Ted Baker, medias Calzedonia, zapato salón Naf Naf

1 Comment

Post a Comment